La llegada del buen tiempo invita a salir al aire libre en compañía de los pequeños de la casa. Sin duda ellos son lo que más tiempo pasan expuesto al sol mientras juegan, corren y se divierten.

Aunque los padres somos conscientes del efecto perjudicial del sol en la piel de nuestros hijos, no tenemos en cuenta que sus ojos también resultan mucho más vulnerables a los efectos nocivos de las radiaciones ultravioletas,incluso mucho más que los de un adulto.

Es habitual ver a niños con gorra, sombreros y rebozados con crema solar, pero es muy poco frecuente verlos con gafas de sol.

Hacer que los niños usen gafas de sol no es capricho, es una necesidad. Los padres debemos darle la importancia que tiene el proteger los ojos de nuestros pequeños correctamente.

¿Por qué es necesario que los niños usen gafas de sol?

– Antes del primer año de vida, el cristalino, que ejerce de filtro, deja pasar a la retina el 90% de la radiación UVA y el 50% de la UVB. Hasta los 25 años el ojo no se terminan de formar.

– Su pupila permanece más dilatada que la de los adultos,permitiendo mayor entrada de la luz.

– La pigmentación del ojo, que actúa como barrera protectora, se va oscureciendo con el paso del tiempo. De ahí que los niños, especialmente los rubios y de ojos claros, resulten más vulnerables que los adultos.

– Además, los efectos de estas radiaciones son acumulativos, y no llevar gafas de sol en edad temprana puede conllevar a sufrir cataratas y otros problemas de salud en un futuro.

 

Aspectos a tener en cuenta para elegir las gafas adecuadas.

– Lo primero y más importante es que protejan realmente de los rayos UVA,B y C,

– La normativa (UNE) establece una clasificación de los filtros solares en 5 categorías que van del  0 a 4. Para los niños lo recomendable es un indice de protección nunca inferior a 3.

– La montura de la gafa debe ajustarse al  tamaño de la cara del niño.

– Elige siempre materiales resistentes y ligeros, si tu pequeño tiene la piel sensible existen monturas con materiales hipoalergénicos. En cuanto al material de la lente, los policarbonatos y los cristales orgánicos son ligeros y prácticamente irrompibles, lo cual es imprescindible para los niños, al estar más expuestos a golpes y caídas.

– Siempre deben estar homologadas, debiendo figurar en la gafa la marca (CE) y la categoría de su filtro.

– Cómpralas en un establecimiento especializado y de garantía.

NUNCA uses gafas de sol de juguete , pues a parte de no bloquear la radiación ultravioleta, contribuyen a que las radiaciones nocivas penetren aún más en el interior del ojo al dilatar la pupila del niño.

No lo olvidéis, las gafas de sol no son un simple complemento de moda, su función es de protección y prevención.

 

Respuestas